viernes, 15 de abril de 2011

Magdalenas caseras

Nos encontramos ante un postre tradicional de la cocina francesa y que en la actualidad es uno de los alimentos más conocidos en todo el mundo.
La forma de hacer magdalenas caseras es amplísima y solo las diferencia algún ingrediente especial; a la hora de hacerlas siempre se parte de una masa básica de harina, azúcar, huevos y alguna grasa.
En mi pueblo, Puente-Genil, cuando llegaba la Semana Santa las mujeres (al carecer en sus cocinas de hornos) recurrían a los panaderos y cocían en sus hornos de leña las masas de todos los dulces que se acostumbraban a hacer por estas fechas, magdalenas, rosquillos, roscos de trenza, etc...
Al pasar por cualquier calle donde hubiese una panaderia se respiraba un olor intenso y dulzón y  las mujeres se arremolinaban con sus cajas forradas con papel de estraza para conservar los dulces tiernos. Son recuerdos imborrables de aromas, murmullos de mujeres susurrándose las recetas unas a otras y sobre todo el gusto de paladear una magdalena recien horneada.

Ingredientes:

- 6 huevos grandecitos
- 1 vaso de aceite de oliva virgen extra.
- 2 gaseosas de papelillo o un sobre de levadura.
- 375 gramos de harina (mejor si es de repostería)
- 200 gramos de azúcar.
- la ralladura de 1 limón.
- la ralladura de una naranja.

Preparación:

En un bol grande echamos las yemas de los huevos y el azúcar y batimos energicamente hasta que se blanqueen; incorporamos los dos tipos de ralladura y el aceite y continuamos batiendo para unir todos los ingredientes; igualmente montamos las claras a punto de nieve y las incorporamos a la mezcla anterior. Añadimos la harina con la levadura o las gaseosas al conjunto. Movemos con movimientos envolventes de abajo hacia arriba para no bajar mucho las claras.
Precalentamos el horno a 180 grados. Vertemos la masa en cápsulas especiales para las magdalenas (yo he utilizado la de hormas de silicona) y ponlas dobles para que no se te deformen y aguanten bien el peso de la masa. No las llenes del todo ya que la masa tiende a subir y se te derramarian. Metelas en el horno y cuecelas unos 20 minutos , para comprobar que están hechas pínchalas con un palillo de brocheta y si sale seco es que están en su punto. 






A estas magdalenas normalmente se les hecha una capa de azúcar antes de meterlas en el horno pero yo no se la he puesto porque a mi niña le gustan con un poco de nata montada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada